La fraternidad, llave de la nueva era – José Miguel Serrano, Abogado y MA Ciencia Política

La  solidaridad  y   la  caridad  son  realidades cuantificables,   sin  embargo,  la  fraternidad,  es   premisa doctrinaria  de  una   concepción  cristiana,  por  lo  que  la  aspiración  es  a  que  se  configure  como  una  realidad  permanente,  no  cuantitativa.

Durante  muchos   años  la  trilogía  revolucionaria  de  Libertad Igualdad  y  Fraternidad, sólo  consideró  la  dicotomía  de  las  dos  primeras,  la  última fue  olvidada  durante  siglos  y   su  reencuentro  sólo  ha  sido  posible  bajo  la  consolidación de  la  Democracia  Contemporánea,  permitiendo así  la   síntesis  de  las   dos  primeras, puesto  que  las   relaciones  en  una  comunidad  fraterna se   desarrollan  siempre en un  plano  de  equidad,  donde  los  componentes  se  consideran  pares, vinculados  por  el  amor  fraterno o  Philadelphia,   que  nivela   cualquier  estratificación  o  sectarismo  y   permite,  por  cierto,  una  integración  e inclusión social,  dentro de  un  marco  de  libertad.

Ha   sido  la  lógica  del  conflicto,  la  lucha  de  clases,  la  guerra  fría, la competencia especulativa ,  la lógica  del   sometimiento,   lo  que   ha  conspirado en  diluir,  romper  y  olvidar el  concepto de  fraternidad.   Concepto  que  ha  resurgido a  partir  de  la  consolidación de  las  nuevas  democracias,  como   parte  de  un  cambio   de   Era,  en  que    la  lógica  del   conflicto  ha  sido  sustituida    por la   lógica  de  la    colaboración   e  integración,  en  que  el  lobo  de  Hobbes  ha  entrado   en razón,   por   su  propio   beneficio,  no  antes   sin  indignarse  frente  a  la  persistencias  de   graves  iniquidades y  abusos,  en  medio  de la  crisis  de  antiguo orden  político, económico  e  Institucional  que  persiste   en muchos   enclaves.

Así   pueden  entenderse los  fenómenos  de  los  Indignados  y  las  movilizaciones  de  la  primavera   árabe, entre   otros,  que  reclaman  la   institucionalización  de   una    economía  y   una  política  más  amigable  para con  las  personas,  hecha   a  partir  de  ellas   y  no    contra  ellas.

Pero  la  necesidad  de  instar  por   una  consolidación de    la  fraternidad,    no   resulta  de  la mera   filantropía  o  altruismo,   sino  que  más   bien,  es  un  imperativo  doctrinario que  se  concreta  en la  democracia  y   que   sintetiza  a  los   otros  pilares  de  la  mesa,  la  libertad   y  la   igualdad,   imperativos   necesarios   para  el  mundo  contemporáneo.   Es,  de   la  mano  de   la   Fraternidad   que   llegamos  a   ser  libres   e   iguales verdaderamente.-

Sin  embargo, uno   de  los  problemas  que  presenta la   institucionalización de  la  fraternidad,  es    precisamente   aquello  que  la  niega:  el  conflicto.   Así,   en el  ¿cómo    regulamos  el  conflicto?  es   donde    nos   jugamos  la  Fraternidad , y    por    ella,   la  Libertad  y  la   Igualdad .

Ahora    bien,  sabemos  que  en política,  resulta   ingenuo  pretender  la  inexistencia  de  conflictos,  muy    por  el  contrario,   ésta   pretende  administrar el  conflicto  que   es  la  esencia  de  la  pluralidad  y   diversidad  crítica   que  nos  estrega  la democracia.      Así    siguiendo  a  John Rawls,  existe    una  idea   generalizada  de  lo  Justo  y   de   Justicia     que   nos  lleva  a  institucionalizar   las   fórmulas  de  resolución de    conflictos,   los   que  superados   y resueltos  en una  lógica  fraterna, implica   no  generar  resentimientos  entre    vencedores  y  vencidos, pues   ambos  entienden   que   la   resolución  ha sido  la  más   racional  y  adecuada    para    la  persistencia  de  una   convivencia   fraterna,  lo  que    sólo  se  dará  en  un estadio   virtuoso  de  una  convivencia,   donde   ha  de  primar  la    lógica  de  los  primeros   sofistas  del  mundo  griego,  reflejada  en el  oráculo de   Delfos:  “Nada   en  demasía”.

Cuando  entendemos  que  la  fraternidad  no  es  un  concepto  personal,  ni  privado  sino   comunitario  y  colectivo,  podemos   sintetizar  correctamente  libertades    e igualdades  en  una   comunidad,   sin   desconocer  por  ello   los  talentos,   que   hacen de  las  personas   seres  únicos  e  irrepetibles,  dignos  en  su  esencia.

América  Latina  está  llamada   a  la fraternidad, pues  a  pesar  de   su  rica  diversidad,  mantiene   pilares   de  unidad  fundamentales   que la  cimentan: una   historia  en común,  una  legua común,  un  credo común,  gente   que   a  pesar  de pensar    distinto  siente   que  debe   andar  junta, como   consecuencia   además  de  la   época  que  nos  toca  vivir,   como    señalaba   José  Mujica ,  en la  CELAC  de  Santiago,  “ Los  hijos  del  Estado Nacional, han  cambiado… el   rescate  de  nuestros  propios  intereses,   nos  lleva  a  unirnos  por   sobre  nuestras   diferencias”.  Es  de la  mano de  la  fraternidad  que nos  llevará  al  desarrollo  sustentable.

Sin  embargo,  una  premisa    exigida  para  la fraternidad,  es  establecer  una  forma    de   resolución de  conflictos,  a  través  de  una  institucionalidad  respetada   y  aceptada   por  todos,  y  de  la   que  seamos  partícipes,    de  allí  la  relevancia  de  los  procesos  de  participación  en  la  institucionalización  de  las   formas  de   decisión,  en la  forma de  resolver de  conflictos  y   en  la  toma  de  decisiones   en una  comunidad   determinada.    Solo   así  la  Fraternidad    superará  la    lógica  de   Derechas( Libertad)   e   Izquierdas (Igualdad),  sin   exclusiones,   consolidando ambas  premisas   en  una sola  síntesis.-

El  modo  como una   sociedad  resuelve  sus   conflictos  es   un  factor  de  desarrollo evidente,   ejemplo  reciente  de  ello   lo  tenemos   en nuestro  propio  país,    que   encumbrado  en  estadísticas de  OCDE,  ha  descendido fuertemente  en   el  ranking,  por   la   permanente   judicialización   e   incertidumbre  en  la  resolución de  conflictos ,  sobre todo,  medioambientales.    Y  no  se   trata  de  tener  una  judicatura   meritoria,   si  no  de, ojalá,   no   llegar a  ella,   por  la  existencia  de    normas  y  procedimiento  claros,  aceptados  por  toda  la  comunidad  y   que,  en  su  formulación  y  ejecución,  se   sientan  todos   representados,   por   haber  sido    estos  procedimientos  y  normas  fruto  de  un  concurso  y  participación  explícita  de  la  comunidad,  a   través  de   consultas   y debates  preliminares.-

De  manera  tal   que  la  participación  ciudadana   es   factor   fundamental  en  la  resolución de  conflictos    y  en  como    se   institucionaliza   un  deber  ser  común, aceptado  y  respetado  por   todos,   para   que,  resuelto   un  conflicto,  conforme  a   esa forma,   sea  asumido  por  los   intervinientes.

Hoy  es   el  Estado,   la  Comunidad  Internacional,  Los  Partidos  Políticos  y Legisladores,    los  llamados a  Institucionalizar  la  Fraternidad,  en las  políticas públicas  y  en   el  quehacer  de los órganos   públicos,  es  eso,   lo  que  se demandan   en la calle,  los  Indignados  y  los  movimientos  sociales,   quienes  quieren ver sintetizado  el  cierre  de  éste  triangulo  revolucionario, abierto por   más  de  doscientos  años.

Así  La  Fraternidad  requiere  de  un  proceso   claro  y   cierto  de  información  y  consideración  del otro,  por  ello es  necesario  sacar   la  fraternidad  olvidada  del   interior  de  la  logias  masónicas    o  de  los  claustros  cristianos,  para    abrirla  a  toda  la  comunidad,  pues  la  fraternidad  es  la  llave  de  la   nueva   Era,   que    implica  una  verdadera  virtud  colectiva  y    sin la  cual  son  impensables  las  políticas  públicas  ante  una    comunidad   empoderada  e   informada,  como  la  del  presente  milenio.

About the author: civitaman